Saltar al contenido
Reclamar tarjeta revolving

Causas de nulidad de contrato en tarjeta revolving

10/04/2020

Las causas de nulidad de contrato en tarjeta revolving son la falta de transparencia en las cláusulas del contrato y los intereses usurarios.

¿Cuáles son las causas de nulidad de contrato de tarjeta revolving?

Las causas de nulidad de contrato en tarjeta revolving son fundamentalmente dos. Los abogados conocen bien a partir de que dos grandes campos de actuación pueden reclamar una tarjeta revolving. Y estos son:

  • La falta de transparencia
  • La aplicación de intereses usurarios

Tanto es así, que el Tribunal Supremo, en su última sentencia sobre tarjeta o crédito revolving señaló lo siguiente en el apartado 1 del punto 5 de los fundamentos de derecho:

“Aunque al tener la demandante la condición de consumidora, el control de  la  estipulación  que  fija  el  interés  remuneratorio  puede  realizarse también mediante los controles de incorporación y transparencia, propios del  control  de  las  condiciones  generales  en  contratos  celebrados  con consumidores,   en   el   caso   objeto   de   este   recurso,   la   demandante únicamente  ejercitó  la  acción  de  nulidad  de  la  operación  de  crédito mediante tarjeta revolving por su carácter usurario.”

Causas de nulidad de los contratos de tarjeta revolving
Las causas de nulidad del contrato de tarjetas revolving pueden venir por la falta de transparencia en el contrato o por intereses muy elevados

En otras palabras, que la persona que reclamó la tarjeta de crédito revolving, interpuso la demandada basándose solo en la condición de que los intereses que le aplicaban en la tarjeta revolving eran usurarios, es decir tan elevados, que pueden considerarse usura. Pero que también, la persona afectada por la tarjeta revolving podría haber solicitado la nulidad de la operación por la no superación del control de transparencia en el contrato.

Empecemos por esta última: la posible falta de transparencia en los contratos de las tarjetas revolving.

Falta de transparencia de las cláusulas contenidas en los contratos de las tarjetas revolving

La falta de transparencia es fundamental en los contratos y esto se está comprobando ya de forma real especialmente en los asuntos bancarios. Por ejemplo, los dos grandes campos de batalla que afectan a la banca en sus contratos hipotecarios comercializados son la cláusula suelo y la cláusula IRPH.

Los bancos se encuentran en la difícil situación que no pueden demostrar transparencia en estas cláusulas y al estar expuestos a ellas en miles de millones de euros, especialmente los grandes bancos, se están viendo obligados o seguramente se verán obligados a devolver grandes cantidades de dinero a sus clientes afectados por estas cláusulas.

Pero la falta de transparencia también puede darse fácilmente en los contratos de créditos de las tarjetas revolving.

Las tarjetas revolving las emiten empresas, grandes compañías, entidades financieras, bancas e incluso supermercados. Es una relación que se establece entre consumidores y empresarios. Entonces, es evidente, que hay una relación de superioridad en cuanto a información entre el empresario y el consumidor. Por tanto el control de transparencia debe ser importante.

Diferencia de superioridad entre el empresario y el consumidor

Los empresarios son los que fijan las condiciones, tanto las de letra grande como las de letra pequeña. El consumidor únicamente tiene la opción o de aceptar las condiciones, se entere en su totalidad o en parte de ellas o no se entere, o de no aceptarlas y por consiguiente perder el crédito que pueda estar necesitando. La superioridad entre el empresario y el consumidor es tan evidente como importante.

Por lo tanto, la necesidad de informar de forma clara, sencilla, transparente y leal por parte de la entidad emisora de la tarjeta de crédito revolving debe ser incuestionable. Las cláusulas del contrato deben de ser comprensibles y transparentes.

Directiva sobre cláusulas abusivas

En este sentido, en el del control de transparencia, entra en juego con especial relevancia la Directiva sobre las cláusulas abusivas: Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores.

Se trata de una Directiva donde se explican los criterios que sirven para determinar cuándo una cláusula puede declararse abusiva. Y evidentemente, en esta Directiva se habla de la necesidad de transparencia. Concretamente en su artículo 5 se dice:

En los casos de contratos en que todas las cláusulas propuestas al consumidor o algunas de ellas consten por escrito, estas cláusulas deberán estar redactadas siempre de forma clara y comprensible. En caso de duda sobre el sentido de una cláusula, prevalecerá la interpretación más favorable para el consumidor.”

España, estado miembro de la Unión Europea, también cuenta con la justicia europea, a través del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). Esta importante institución sirve en grado sumo para sentar jurisprudencia a través de sus sentencias entre los estados miembros, y por supuesto también en España.

Veamos ambas causas de nulidad de contrato en tarjeta revolving

Factores que favorecen la falta de transparencia

En el terreno de la transparencia, el TJUE ha establecido que el empresario ante un juzgado deber de poder demostrar que la cláusula se entiende y se comprende las consecuencias de la misma simplemente leyéndola.

Es decir, fácilmente podemos suponer que quedan fuera de esta consideración, de que la cláusula sea sencilla de entender con una simple lectura:

  • Los textos complicados y dificultosos.
  • La utilización de tecnicismos.
  • La referenciación o, mejor dicho, la remisión hacia otros textos. Resulta difícil que una cláusula se pueda entender totalmente, así como sus consecuencias, si esta incluye remisión a otros documentos.
  • La letra minúscula que dificulta su lectura o que fácilmente puede pasar desapercibida.
  • La utilización de fórmulas matemáticas.

Todos somos conscientes de que muchas veces nos hemos encontrado delante de contratos que contenían todas las características anteriores. Por esta razón, muchas cláusulas en los contratos han sido consideradas cláusulas abusivas.

Por ejemplo, las cláusulas suelos y las cláusulas IRPH y las cláusulas contendidas en contratos de tarjeta revolving también puede ser susceptibles de no superar el control de transparencia.

Ya hemos visto una de las causas de nulidad del contrato en tarjeta revolving: la falta de transparencia. Veamos ahora el tema de los itereses usurarios.

Intereses usurarios en las tarjetas revolving

Usurario es una palabra familia de la palabra usura y la RAE, la primera definición que da de usura es” Interés excesivo en un préstamo

Intereses aplicados en la tarjeta revolving por el pago aplazado de la deuda

Pues bien, las tarjetas revolving también pueden ser reclamadas u objeto de demanda cuando aplican intereses excesivos. Utilizando el termino que mejor lo concreta, cuando aplican intereses usurarios.

La rentabilidad de las tarjetas revolving para las entidades emisoras de las mismas se apoya evidentemente en los intereses. Pero debemos de explicar que hay dos grandes grupos de intereses que se aplican a estas tarjetas:

Los intereses aplicados a los pagos aplazados del dinero o monto dispuesto, que casi siempre son elevados. Pueden superar el 25%, y la inmensa mayoría el 20%.

Intereses de demora en tarjeta revolving

Y por otra parte los intereses de demora, que también satisfacen de forma generosa a las entidades financieras que emiten las tarjetas revolving.

Demora es sinónimo de retraso y en término de derecho demora es el retraso en el cumplimiento de un pago u obligación desde que es exigible.

Si en una tarjeta revolving se ha estipulado que el día de cobro es el día 3 de cada mes, por ejemplo, y el día 3 no queda saldo en la cuenta y la empresa no puede por ello cobrar, el cliente ya ha incurrido en una demora y si se encuentra establecido en el contrato, se le puede aplicar ya la sanción correspondiente a esta demora.

Los intereses de demora son más elevados que los intereses correspondientes al capital aplazado.

A veces, en lugar de intereses de demora lo que se aplica es una sanción o penalización económica de tipo porcentual sobre el capital adeudado.

Tanto los intereses excesivos, como los intereses de demora, como las penalizaciones porcentuales por la demora también están siendo consideradas en muchos casos cláusulas abusivas.

Sentencia del Tribunal Supremo sobre tarjeta revolving

En este sentido, en el de los intereses usurarios como objeto de reclamación, cabe destacar la última sentencia del Tribunal Supremo sobre una tarjeta revolving, la del 4 de marzo de 2020.

En esta sentencia se considera que la referencia del tipo de interés aplicado a las tarjetas revolving debe de ser el tipo de interés medio de las tarjetas de crédito y revolving, que calculado por el Banco de España ronda el 20%.

Por ello, como la tarjeta revolving superaba el 27%, señalaron el carácter usurario de la operación de crédito.

Conclusiones

En definitiva, el cliente con una tarjeta revolving tiene que saber que puede estimar una reclamación a través de dos vertientes principales:

Por falta de transparencia de las diversas cláusulas que componen el contrato de la tarjeta revolving.

Por intereses usurarios, es decir, excesivamente elevados. Ya sean estos los intereses propios generados por el capital dispuesto y aplazado o por los intereses de demora o la penalización porcentual aplicada por demora.