Saltar al contenido
Reclamar tarjeta revolving

Sentencia del Tribunal Supremo sobre tarjetas revolving

11/04/2020

En la última sentencia del Tribunal Supremo por tarjetas revolving se ha fallado a favor del consumidor

La sentencia del Tribunal Supremo sobre crédito revolving del 4 de marzo de 2020, es la conocida como la sentencia del Tribunal Supremo sobre las tarjetas revolving.

Es una sentencia del alto tribunal que tienen una gran importancia y transcendencia. Sienta jurisprudencia sobre los futuros procedimientos que se lleven a cabo en los diferentes jugados de toda España sobre tarjetas revolving.

Vamos a examinarla con atención y a tratar de entenderla de forma sencilla y sin tecnicismos jurídicos o párrafos farragosos.

Primero vamos a definir una serie de términos para entender bien la sentencia.

  • Tarjeta revolving o crédito revolving
  • Intereses usurarios
  • Control de transparencia
  • Interés normal del dinero
Sentencia del Tribunal Supremo sobre tarjeta revolving del 4 de marzo de 2020
Sentencia del Tribunal Supremo sobre tarjeta revolving del 4 de marzo de 2020

Definición de tarjeta revolving

Las tarjetas revolving cuentan con un monto o cantidad de dinero que tiene disponible el consumidor para que haga uso de ella en forma de crédito aplazado, cuando estime oportuno.

También se llama crédito revolving.

Y la tarjeta revolving es el instrumento mediante el cual el consumidor puede hacer uso de ese crédito.

Si utiliza el crédito en su totalidad o en parte se devolvera de forma aplazada, en forma de cuota mensual.

Esta cuota puede ser una cantidad fija o porcentual a la cantidad de dinero dispuesto.

La tarjeta revolving tiene un límite en la cantidad de dinero disponible

La cantidad de dinero disponible en la tarjeta revolving tiene un límite. Es una cantidad de dinero limitado y este límite depende de la entidad emisora de la tarjeta y del perfil de riesgo del consumidor. Por ejemplo, un banco puede ofrecer un límite de dinero en la tarjeta revolving más elevado a un cliente que sea más solvente que a otro, es decir, con mayor capacidad económica.

Normalmente el monto total disponible de la tarjeta de crédito no es excesivo. Puede ser un crédito de 1000, 3000, 6000, 9000 €…

El dinero gastado de la tarjeta revolving vuelve a estar disponible cuando se devuelve para ser nuevamente utilizado

El funcionamiento de la tarjeta revolving se caracteriza por ser un circuito en el que el consumidor va disponiendo de dinero y lo va reponiendo.

El dinero utilizado lo irá devolviendo de forma aplazada.

Al aplazar el dinero utilizado por el consumidor se tienen que pagar también intereses debido a este aplazamiento de la deuda.

En cada cuota mensual se suele saldar una cantidad de la deuda muy pequeña en comparación con la cantidad de dinero destinada al pago de intereses mucho más elevada

Cada cuota es mensual y está compuesta de dos partes, una es el pago de la deuda y la otra parte corresponde al pago de intereses. El capital que se devuelve, puede volver a ser utilizado por el consumidor. Es decir, que el capital disponible para gastar va disminuyendo cuando se va utilizando en las diferentes compras, pero también va aumentado con la parte de la cuota que reduce la deuda.

La tarjeta revolving por lo tanto es un circuito por donde el dinero gira, entrando y saliendo del monto total disponible y durante este giro va generando intereses porque la deuda siempre se va aplazando.

Muchas veces los intereses de la tarjeta revolving son elevados y cuando se paga cada cuota mensual la parte destinada a reducir la deuda es muy pequeña en comparación con la parte destinada al pago de intereses.

Intereses usurarios

Intereses usurarios, son aquellos que son tan elevados que se les puede aplicar este califcativo.

Usurarios viene de la palabra usura.

Control de transparencia

A nivel jurídico, los abogados, jueces y magistrados se apoyan en un texto legal de mucha relevancia para examinar los contratos que firman los consumidores que es la Directiva sobre cláusulas abusivas.

Se trata de una Directiva europea, lo que significa que es una disposición normativa. Es decir un conjunto de normas referentes a una determinada materia, de Derecho comunitario que vincula a los Estados de la Unión Europea.

Directiva sobre cláusulas abusivas

Concretamente es, la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores. Pues bien, los artículos de esta Directiva son tenidos muy en cuenta para determinar si un contrato celebrado con un consumidor ha superado el control de transparencia.

Los contratos celebrados entre consumidores deben superar el control de transparencia.

Esto significa que el consumidor se le debe de haber informado de forma clara, transparente y comprensible de las consecuencias económica que le implicará firmar ese contrato.

La lectura debe ser tan sencilla que el cliente entienda fácilmente lo que se indica en el contrato.

¿Qué caracteristicas ayudan a que un contrato no supere el control de transparencia?

Veamos que características que muchas veces encontramos en los contratos y que no ayudan a la comprensión del contrato. Estas características pueden ayudar a determinar la falta de transparencia. Algunas de ellas son:

  • Párrafos farragosos
  • Párrafos ininteligibles para alguien que no sea experto en la materia que se trata.
  • Cláusulas que remiten a otros documentos
  • Letra tan minúscula que pasa desapercibida.
  • Utilización de fórmulas matemáticas complejas…

Interés normal del dinero

Los jueces, en este caso los magistrados del Tribunal Supremo necesitan una referencia para poder determinar en base a ella cuando los intereses aplicados a un crédito son muy elevados y por tanto son susceptibles de ser considerados usurarios.

Es decir, si sobrepasan esta referencia ya pueden merecer el calificativo de usurarios, que como hemos visto es un calificativo que proviene del término usura.

Pues bien, la referencia o guía que utilizan los magistrados es el “Interés normal del dinero”. Pero claro, esta es una referencia muy general, nada específica, no es ninguna cifra o porcentaje fijo establecido.

Entonces, ¿qué es el “interés normal del dinero”?

Pues bien, depende de lo que estemos hablando. Como en este caso, estamos hablando de tarjetas de crédito revolving, para saber cuál es el interés normal del dinero en este caso, se debe comparar el interés del contrato que se juzga, con el tipo medio aplicado a las operaciones de crédito mediante tarjetas de crédito y revolving.

¿Dónde esta este tipo medio de las tarjetas revolving?

 En las estadísticas oficiales del Banco de España

Comprensión de la sentencia del Tribunal Supremo sobre las tarjetas revolving

Ahora ya entendemos lo que es una tarjeta revolving, los intereses usurarios, el control de transparencia y el concepto “interés normal del dinero”. Estamos en condiciones de comprender bien la última sentencia del Tribunal Supremo sobre tarjetas revolving.

Se trata de juzgar si los intereses aplicados a un crédito revolving que se concedió mediante una tarjeta revolving de Wizink Bank eran usurarios o no.

La persona a la que se le concedió el crédito lo demando en Primera Instancia donde ganó, pero Wizink Bank recurrió. Entonces llego a la Audiencia Provincial correspondiente donde también el cliente ganó, pero la entidad emisora volvió a recurrir y entonces el procedimiento llegó hasta el Tribunal Supremo.

El Tribunal Supremo sentencia a favor del cliente de la tarjeta revolving

Pero el Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación interpuesto por Wizink Bank, es decir, da la razón al consumidor. Entonces tenemos que la en última sentencia del Tribunal Supremo sobre tarjetas revolving se posiciona a favor del consumidor.

La tarjeta revolving en cuestión tenía inicialmente un interés del 26,82% TAE, pero que había ascendido hasta el 27,24% cuando el consumidor presentó la demanda.

El Tribunal Supremo señala que, aunque en la demanda se pide analizar el tipo de interés remuneratorio para considerarlo usurario o no, también se podría haber analizado si el contrato superaba el control de transparencia.

Con otras palabras, esto significa que el Tribunal Supremo quiere señalar que los contratos de las tarjetas revolving pueden ser verificados desde dos perspectivas:

  • Desde el control de transparencia. Para ver si este estaba redactado de forma clara y transparente para sí el consumidor pudiese entender con su lectura las consecuencias económicas que se derivan de la firma del contrato.
  • Desde la perspectiva de si los intereses remuneratorios aplicados al crédito son usurarios o no.

En este caso, la demandante solo utilizó esta segunda vía, comprobar si el interés que le aplicaban era usurario.

Tipo medio de las operaciones de crédito revolving

El Tribunal Supremo, para determinar si los intereses de la tarjeta revolving son usurarios utiliza como guía o referencia el “interés normal del dinero”.

Para saber cuál es el “interés normal del dinero”, se debe comparar el interés aplicado a la tarjeta de crédito revolving con la media o el tipo de medio que se aplica a este clase o categoría de crédito, es decir, a las operaciones de crédito mediante tarjetas de crédito y revolving.

Y este tipo medio se encuentra en las estadísticas oficiales del Banco de España.

¿Cúal es el tipo medio de las operaciones de crédito mediante tarjetas revolving?

Algo superior al 20%.

El Tribunal Supremo ya considera este tipo medio muy elevado. Y como el de la tarjeta revolving en cuestión superaba incluso el 27%, el alto tribunal lo considera notablemente superior a dicho índice.

El Tribunal Supremo también hace la consideración que el público que utiliza este tipo de tarjetas revolving y al que suelen ir estas destinadas, son particulares que no pueden acceder a créditos menos gravosos.

Esta consideración es muy cierta. Muchas personas por sus menores ingresos o porque ya tienen deudas, tienen serias dificultades para conseguir préstamos personales o préstamos hipotecarios cuyos intereses distan mucho, son muy inferiores a los que se aplican a las tarjetas revolving, que por el contrario, como vemos, son muy elevados.

Esta circunstancia unida a las características del crédito revolving hace que el consumidor pueda convertirse en un deudor cautivo.

¿Por qué el consumidor de una tarjeta revolving puede convertirse en un deudor cautivo?

Por el mismo funcionamiento del crédito revolving.

El dinero que se utiliza, se va recomponiendo constantemente. Esto es así, porque una parte de la deuda se paga en la cuota mensual, y el consumidor entonces puede volver a utilizar este dinero que ya ha devuelto. De esta manera los intereses y comisiones se capitalizan para devengar el interés remuneratorio.

Es decir, que al poder volver a utilizar el dinero continuamente, los intereses y comisiones aumentan los intereses remuneratorios, es decir, aquellos intereses que se pagan como remuneración por habernos prestado el dinero.

En este caso la remuneración es el dinero que se paga a la entidad como pago por habernos dejado el dinero.

Resumidamente, al poder volver a utilizar el dinero constantemente porque el consumidor devuelve parte en la cuota, la generación de intereses y deuda a pagar también siempre sigue.

Y como las cuotas en las tarjetas revolving no suelen ser elevadas, en comparación con la deuda pendiente, el tiempo durante el cual el cliente de la tarjeta revolving sigue pagando las cuotas se alargan muy considerablemente. Por ello el Tribunal Supremo señala que el prestatario de un crédito revolving puede convertirse en un deudor cautivo.

La justicia no puede amparar créditos con intereses muy superiores a los normales

Con la última sentencia del Tribunal Supremo sobre tarjetas revolving nos queda claro que la justica no puede amparar estas prácticas. El alto tribunal razona que no está justificado un interés notablemente superior al normal del dinero por el riesgo derivado del alto nivel de impagos, con este tipo de tarjetas revolving que se conceden de forma fácil. (“concedidas de modo ágil”).

El Tribunal Supremo considera que conceder de forma irresponsable préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales, facilita el sobreendeudamiento de los consumidores, y por tanto, la justicia no puede proteger este tipo de prácticas.