Saltar al contenido
Reclamar tarjeta revolving

Tarjeta revolving cómo funciona

13/09/2020

Tarjeta revolving cómo funciona: La tarjeta revolving no es en si un producto financiero negativo, pero dependiendo del uso que se haga de él, el consumidor puede verse fácilmente atrapado en una deuda que se hace prácticamente eterna, pagando una gran cantidad de intereses.

Si se utiliza para realizar una compra precisa por no disponer de liquidez inmediata y posteriormente se paga con una cuota mensual lo suficientemente amplia para liquidar la deuda de forma relativamente rápida, la tarjeta revolving puede ser útil.

Pero hemos de saber de antemano, que los intereses de las tarjetas revolving son generalmente mucho más elevados que los de un préstamo personal.

Tarjeta revolving cómo funciona
Saber cómo funciona la tarjeta revolving nos puede ayudar a evitar a caer en el peligro del sobreendeudamiento

Mientras que se pueden encontrar en el mercado ofertas de prétamos personales al 7%, al 8%, al 9% o al 10% TAE, las tarjetas revolving pueden superar y a veces con creces el 20% TAE de interés.

Pero a veces, no podemos acceder a un préstamo personal y nos vemos obligados a utilizar una tarjeta revolving.

Hay que saber cómo funciona una tarjeta revolving porque es muy fácil caer en el sobreendeudamiento.

Facilidad para conseguir una tarjeta revolving

Además, existe mucha incluso demasiada facilidad para conseguir una tarjeta revolving de cualquier entidad.

Las ofrecen sin comisión de mantenimiento. Con una oferta tan atractiva de una cuota mensual tan baja, que podemos con mucha facilidad caer en la tentación de utilizarla rapidamente.

El peligro de la tarjeta revolving está también en no leerse bien las condiciones del contrato. Estas condicines deben de ser muy claras y transparentes y debemos de entender todo lo que firmamos.

Si no las entiendes es mejor acudir a un experto que de forma imparcial nos las explique. En las tarjetas revolving no vale firmar sin leer. No vale para nada, pero en las tarjetas revolving mucho menos, porque como decimos es muy fácil verse atrapados en ellas.

Caer atrapados en una tarjeta revolving con una deuda de la que parece imposible librarse de ella porque también parece inacablable es fácil por el funcionamiento general de las tarjetas revolving.

Tarjeta revolving cómo funciona

Los parametros por los que se mueve la tarjeta revolving y que nos puede introducir de forma sencilla y casi sin darnos cuenta en una espiral de endeudamiento es la siguientes:

  • Altos intereses. Suelen sobrepasar muchas veces el 20%.
  • La cuota mensual que se paga suele ser reducida, y la mayor parte de la cuota queda destinada al pago de intereses, y una muy reducida parte de la misma se destina a reducir la deuda contraída.
  • La deuda liquidada en la anterior cuota vuelve a estar disponible para el consumidor, puede volver a gastarla y generar más intereses.
  • Si el consumidor sigue utilizando la tarjeta revolving, facilmente llega en poco tiempo a consumir toda la línea de crédito de la tarjeta revolving. En ese momento la deuda ya es muy dificil de liquidar. Se debe mucho dinero y en la cuotas casi todo el porcentaje se destina al pago de intereses. Pueden pasar años, lustros e incluso décadas en terminar de pagar toda la deuda.
  • Si el consumidor sigue utilizandola, a pesar de haber llegado al límite, la deuda si que se hace eterna. El cliente puede utilizar la parte de la cuota destinada al pago de la deuda en el mes siguiente. Por tanto, si lo hace, nunca acabará con la deuda.
  • ¿Y si ya no utilizo la tarjeta revolving? ¿Sí o sí finalmente acabaré liquidando toda la deuda, no? Sí, pero se necesitaran muchísimas cuotas para liquidarla. Esto es así porque en cada cuota se paga muy poco porcentaje de la deuda. Casi todo el dinero pagado va destinado a satisfacer intereses.
  • Pero es que además, muchas entidades utilizan una estrategia que favorece mucho alargar la deuda de la tarjeta. Es la siguiente: si no seguimos utilizando la tarjeta, la deuda se va reduciendo, pero la entidad también reduce la cuota a pagar al mes. Si pagamos cada vez menos cuota, suena bien. Pero el problema es que con cuotas cada vez más pequeñas, practicamente no reducimos la deuda y esta se alarga y se alarga en el tiempo, pareciendo una condena perpetua.

¿Qué se puede hacer para acabar con una tarjeta revolving?

Afortunadamente existen soluciones para librarse de las tarjetas revolving.

Diriamos que en primer lugar estaría la prevención de utilizarlas con cuidado y en caso de necesidad, no para pagar cosas que realmente no necesitamos.

Además debemos leer, antes de adquirir la tarjeta muy bien las condiciones en el contrato y todas sus cláusulas.

Pero una vez que nos encontremos atrapados en ella, evidentemente hay que buscar soluciones para salir del círculo vicioso del sobreendeudamiento.

Estas soluciones serían las siguientes:

  • Que un familiar o amigo de confianza nos dejar el dinero prestado, comprometiéndose a pagarle periodicamente. Nos libramos con ello de la gran cantidad de intereses que se pagan por la tarjeta revolving que es en definitiva lo que impide acabar pronto con la deuda.
  • Solicitar un préstamo personal y liquidar con este dinero la deuda de la tarjeta revolving.. El TAE de los préstamos personales es mucho más bajo que el de las tarjetas revolving. El tipo de interés del préstamo personal puede ser incluso 4 o 5 veces más reducido que el TAE de una tarjeta revolving. Por tanto, será mucho más fácil y rápido acabar la deuda con un préstamo personal que la misma deuda con un préstamo personal.
  • Desafortunadamente todas las personas no pueden acceder a las dos soluciones anteriores, pero queda una tercera que es muchas veces efectiva: reclamar extrajudicial y judicialmente la tarjeta revolving. Existen ya multitud de sentencias estimatorias que han dictaminado el fin del contrato, de la deuda y la devolución de las cantidades pagadas por encima de línea de crédito concedida.

Las soluciones para acabar con las tarjetas revolving no son incompatibles

El saber cómo funciona una tarjeta revolving nos puede ayudar a evitar caer en la espiral de endeudamiento, pero es demasiado fácil caer atrapado en ella.

Las soluciones con el fin de librarse de las tarjetas revolving no son incompatibles. Esto es así, porque aunque cancelemos la tarjeta revolving con el dinero prestado, a pesar de estar cancelada podremos también reclamarla.

De esta manera, un persona con deuda con tarjeta revolving podría librarse de la misma utilizando todas las soluciones anteriores. Ejemplo:

Un consumidor tienen una deuda de 5.000 euros con una tarjeta revolving. Puede pedir prestados 2000 euros a un familiar o amigo de confianza. Puede solicitar un préstamo personal, y ¡NO otra tarjeta revolving o microcrédito¡ para pagar los otros 3000 euros.

Cancela la deuda y la tarjeta revolving. Y al mismo tiempo, a pesar de estar cancelada puede reclamar con ayuda de una abogado experto, extrajudicial y judicialmente la tarjeta revolving.