Saltar al contenido
Reclamar tarjeta revolving

Tarjeta revolving qué es

10/04/2020

Ante la pregunta de la tarjeta revolving que es, diremos que es un producto financiero que permite disponer de un monto de dinero determinado que puede ir disponiéndose y que se devuelve de forma aplazada generando intereses

Qué es una tarjeta revolving

En esta página os queremos definir lo que es una tarjeta revolving, porque tras la última sentencia del Tribunal Supremo sobre una tarjeta revolving del 4 de marzo de 2020, en la que se ha resuelto a favor del consumidor seguramente ha aumentado la necesidad de saber qué es una tarjeta revolving.

Muchos ciudadanos estarán preguntándose si ellos tienen alguna, y entonces pueden reclamar por esa tarjeta revolving. Pero antes de continuar, hay que señalar que la tarjeta revolving, no es por sí misma un mal o ilegal producto financiero.

Tarjeta revolving que es
¿La tarjeta revolving qué es? Un producto financiero que permite disponer de dinero para pagarlo de forma aplazada generando intereses

Intereses usurarios o falta de transparencia

Por si mismas las tarjetas revolving son totalmente legales y las utilizan multitud de bancos, entidades financieras, grandes empresas, supermercados, etc. Pero lo que no es legal es que las tarjetas revolving proporcionen créditos con intereses excesivamente elevados o escondan estrategias financieras fraudulentas.

Además, los contratos de las tarjetas revolving, deben superar el control de transparencia. Es decir, con una simple lectura, el consumidor tiene que entender las consecuencias económicas que se derivan de la firma del contrato y la utilización del crédito proporcionado por la tarjeta revolving.

Tarjeta revolving qué es

Entendido pues, que una tarjeta de este tipo por sí misma no es un producto ilegal y por el que no se puede reclamar simplemente por llamarse tarjeta revolving, sino cuando supongan falta de transparencia en las cláusulas del contrato o la aplicación de intereses muy elevados, vayamos a explicar y entender la tarjeta revolving que es.

Este tipo de tarjeta se le llama revolving, porque la tarjeta dispone de un límite de dinero prestado que puede ser de 1000, 3000, 6000 euros… el capital dispuesto durante el mes se aplaza en varias cuotas, pero en cada cuota se paga un pequeño porcentaje del dinero dispuesto o de la deuda acumulada, y este capital que retorna puede ser utilizado otra vez.

Este tipo de tarjeta es un producto financiero que presta al consumidor una cantidad de dinero determinada para que la pueda ir gastando y que luego la devolvera a plazos.

Diferencia entre tarjeta de crédito común y tarjeta revolving

No se paga al final de mes, aunque esa la misma tarjeta permita esa modalidad. En el momento en que la tarjeta se utiliza en el modo de pago total a final de mes ya no tiene la característica revolving. Se convierte en tarjeta de crédito común.

Al final de mes, el consumidor, por tanto, no paga toda la cantidad gastada a lo largo del mes. Paga una cuota fija o porcentual, aplazándose el resto del dinero utilizado, y generándose intereses por este aplazamiento. Es decir, en la tarjeta revolving el pago es aplazado.

La cuota que se paga al mes o es una cantidad fija de cuota, por ejemplo, 30, 40, 60 euros… o un porcentaje del dinero gastado. En este último caso, a mayor cantidad de dinero utilizado más alta será la cuota.

Muchos clientes no tienen más vinculación con la tarjeta revolving que la propia tarjeta

Muchos consumidores que tienen este tipo de tarjetas, ni siquiera tienen cuenta bancaria con esa entidad emisora. Esto es así, porque aunque los bancos ofrecen tarjetas revolving, también hay otras muchas empresas o compañías que las comercializan.

Muchas veces un consumidor tiene su cuenta en un banco determinado, pero tiene tarjeta o tarjetas revolving con otros bancos diferentes, con la única vinculación de la tarjeta revolving.

Es decir, que la única relación que tienen muchos clientes con la entidad emisora de la tarjeta es simplemente este tipo de tarjeta.

Eso sí, estos clientes han dado sus datos bancarios para que mensualmente la entidad que emite la tarjeta revolving, les cobre mensualmente en su cuenta la cuota de la tarjeta.

A medida que el cliente va gastando el dinero disponible en la tarjeta revolving, este disminuye. Sin embargo, el dinero que sea amortizado en la próxima cuota, vuelve a ser utilizable para ser gastado. Por ello, como hemos dicho antes, la tarjeta recibe el calificativo revolving. En otras palabras, el monto disponible va variando, disminuyendo cuanto se gasta y aumentando cuando se repone mediante el pago de la cuota mensual.

Tarjeta revolving: circuito en el que el dinero va girando y generando intereses

La tarjeta revolving es un circuito de dinero, donde este va girando o rotando, y en este giro va generando intereses que va cobrando la entidad emisora.

A las tarjetas revolving se les aplica altos intereses

Los tipos de interés aplicados a este tipo de tarjetas suelen ser muy altos. Mucho más altos que los de los préstamos personales, y por supuesto muchísimo más altos que los tipos de interés de los préstamos hipotecarios.

Son altos, pero pueden ser tan altos los intereses de estas tarjetas, que pueden llegar a ser excesivos y por tanto usurarios. Usurario es un término que proviene de la palabra usura.

La mayoría de estar tarjetas tienen un interés superior del 20%, pueden superar incluso el 25% y pueden alcanzar incluso porcentajes más elevados. La última sentencia del Tribunal Supremo sobre tarjeta revolving tenía un interés de más del 27%.

Cuotas ilimitadas en la tarjeta revolving

Las cuotas de la tarjeta revolving no es limitado como el del préstamo personal. En el préstamo personal hay un cuadro de amortización donde se puede ver cuando será la última cuota. En estas tarjetas esto no ocurre.

Las cuotas de las tarjetas revolving son ilimitadas, o pueden durar tanto tiempo que no se sabe cuándo un cliente acabará con la deuda. Evidentemente, mientras la siga utilizando nunca acabará de liquidar la deuda de la tarjeta. Pero aunque la utilice poco y de forma responsable, al aplicarsele intereses tan altos la deuda da la sensación de inacabable.

Interes de demora en la tarjeta revolving

Con estas tarjetas, como decimos, el consumidor aplaza el pago del capital o dinero que ha dispuesto. Esa cantidad de dinero utilizada se divide en varias fracciones a pagar mensualmente.

Si un mes el usuario, no se puede hacer frente a una de correspondiente cuota, aparece los intereses de demora, que son superiores a los aplicados en los aplazamientos del pago.

A veces, en lugar de intereses de demora se aplica una penalización económica porcentual, es decir un porcentaje de sanción según la cantidad de dinero de la cuota impagada.

La tarjeta revolving puede incitar al consumo irresponsable

Las tarjetas revolving por su flexibilidad en el pago, que puede ser una pequeña cuota mensual, pueden resultar muy atractivas para el consumidor.

El usuario puede caer en la falsa creencia de que gaste lo que gaste controla bien su situación financiera. Puede llegar a convencerse de ello ya que al final de mes pagará solo una pequeña cuota.

El problema de este tipo de tarjetas es que fomenta el consumo irresponsable.

Por su utilización continua y sus gastos elevados el consumidor puede caer fácilmente en una espiral de endeudamiento o sobreendeudamiento.

Llega un momento en que la deuda es tan elevada, que se convierte en eterna para el consumidor.

En las cuotas se amortiza poca deuda y mucho interés

En las estas tarjetas, la parte de la cuota correspondiente a la amortización de la deuda suele ser muy pequeña en comparación con la parte que corresponde al pago de intereses, por lo que la deuda de la tarjeta se eterniza.

Aunque el consumidor haga un uso responsable y comedido de este tipo de tarjetas, al conllevar unos elevados intereses, también resultará perjudicial económicamente para el usuario.

Muchas veces los usuarios que utlizan las tarjetas revolving son aquellos que por tener menos ingresos no pueden acceder a otros tipos de préstamos personales con intereses más bajos y asequibles.

Por ello, cuando ya han gastado una parte importante del monto disponible de la tarjeta revolving más los intereses generados, el capital adeudado se convierte en una deuda elevada que les resulta impagable y se ven atrapados en la trampa de una deuda eterna.